Miguel Riesco del Árbol, director de arte (en la imagen, tras el cristal), nos explica la estética y sus intenciones en el trabajo que él y su equipo llevaron a cabo en la principal localización de “Secuestrados”. Tras sus declaraciones podemos ver un interesante recorrido en fotografías de cómo era la casa antes de comenzar el trabajo y cómo es en la película.

“La dirección artística de esta película al igual que la de “casi” todas tiene la intención de definir unos personajes a través de su entorno y a partir de una historia. En esta peli he intentado mostrar a una familia no solo con pasta sino también con clase y buen gusto ya que el tener dinero no siempre es sinónimo de buen gusto.  Estos tienen mucho dinero y además saben lo que quieren.


Los tonos de la película van practicamente todos en colores tostados; varias tonalidades de rojos combinando con los verdes del exterior, la madera y el ladrillo del interior conformando un conjunto muy orgánico que le dan vida a la casa, o al menos esa ha sido mi intención.  La única excepción ha sido la habitación de la hija que se desmarca del resto con tonos violetas y morados, mobiliario un poco estilo Ikea con un mural en una de las paredes, posiblemente pintado por la propia chica, para personalizar un poco más su habitación; aquí he intentado “infantilizar” el espacio para que las secuencias duras que se producen en él fuesen aún más impactantes, si cabe.  La parte del sótano va en un color rojo vino muy fuerte, muy potente y oscuro que da la sensación de claustrofobia e intranquilidad.


Con todo esto y con la ayuda de los muebles y demás elementos decorativos he querido dar a la casa un aspecto de elegancia, buen gusto y sobriedad.”

Aquí podemos ver el aspecto que tenía cada estancia de la casa antes de entrar el equipo de arte a trabajar, y como quedó finalmente en la película:

Habitación de Isa – Antes\Después

Dormitorio Padres – Antes/Después

Hall – Antes/Después

Pasillo – Antes/Después

Salón – Antes/Después