Juanma Nogales, de la empresa TwinPines, responsable de postproducción en Secuestrados nos explica su labor en la película:

“La Postpo va a ser más bien invisible en el sentido de que será un apoyo a diferentes equipos del rodaje. Esto se traduce en que, por ejemplo, en algunos planos secuencia que  es complicado rodar de forma completa, hay que dividirlos en piezas y unirlos en postproducción. El triunfo en nuestro caso es que no se note.

Por otro lado hay también bastante apoyo a efectos físicos y maquillaje. Por ejemplo, apoyo en las prótesis, creación de sangre digital y roturas de objetos.
En ocasiones nosotros ayudamos a los especialistas de efectos físicos complementando su trabajo en el set. Si por ejemplo hay un corte con un cuchillo y por cualquier motivo la sangre no brota de manera natural desde el principio, nosotros la crearíamos digitalmente.

Además, también ayudamos a los especialistas en las escenas de más acción física como pueden ser golpes o accidentes. En rodaje se interactúa con objetos blandos que no dañan a los actores y posteriormente nosotros los sustituimos por objetos contundentes.

Va a ser un trabajo intenso y que algunos pueden ver como poco agradecido; sin embargo, la gente que nos dedicamos a la postproducción digital sabemos apreciar este tipo de trabajos y nuestra meta es que el público se pregunte “¿esta peli tiene efectos digitales?”

En la imagen, el director Miguel Ángel vivas, a la izquierda, junto al actor Fernando Cayo.